martes, 23 de agosto de 2011

La pala de trinchera

Desde tiempos inmemoriales, la pala siempre ha sido un elelmento utilizado para ayudar al hombre en sus tareas civiles pero, entre otras muchas cosas, la guerra fue capaz de cambiar también este concepto.

Pala de trinchera
En la estrechez de una trinchera húmeda y oscura, cuando el enemigo saltaba las barricadas y se abalanzaba sobre tu posición, no te quedaba más remedio que tirar de lo que tuvieras más a mano (ya fuera un cuchillo,  una bayoneta o incluso una pala) para acabar con él.

La pala de trinchera es una versión compacta de su homóloga tradicional que se utilizó a partir de la Primera Guerra Mundial como herramienta indispensable para todo soldado de infantería. Ideada en un principio para cavar en el suelo embarrado de las trincheras, los veteranos no tardaron en encontrarle otro uso bastante más concreto: afilando los bordes, la pala se convertía en una excelente herramienta para el combate cuerpo a cuerpo.
Dada su versatilidad y su fácil manejo, algunos de los soldados preferían la pala de trinchera a la propia bayoneta y, como ya hemos dicho, afilaban sus bordes convirtiendo su herramienta en una cuchilla de más de un kilo de peso con la que golpeaban al enemigo justo debajo de la mandíbula, tratando de cortar una de las carótidas.
Pero la pala de trinchera no fue utilizada únicamente durante la primera guerra mundial, en la que los asaltos culminaban en combates a pie al más puro estilo de los caballeros medievales. En la segunda guerra mundial, la pala de trinchera formaba parte del equipamiento reglamentario de los soldados de la Wehrmacht e, incluso a día de hoy, dicha herramienta constituye una parte importante de la impedimenta de grupos tan laureados como los boinas verdes.

2 comentarios:

  1. Me sirvió de mucho la historia

    ResponderEliminar
  2. Con los boinas verdes te refieres a la legion extranjera francesa?

    ResponderEliminar