martes, 6 de diciembre de 2011

Amala y Kamala, las niñas lobo de La India

Región de Midnapore, al oeste de Calcuta; 9 de Octubre de 1920. Los habitantes del poblado de Godamuri acuden asustados al reverendo Joseph Amrito Lal Singh. Entre balbuceos y discusiones inconexas, el misionero descubre por fin el motivo de la agitación que cunde entre los locales: hay espíritus en la jungla que deben ser expulsados de inmediato.
Así empieza la historia de Amala y Kamala, una historia entre tantas de niños ferales... de no ser por los datos que las últimas investigaciones revelan al respecto.

Amala y Kamala
Cuando el reverendo llegó a la linde de la selva se encontró con que un nutrido grupo de cazadores locales ya había cercado a los espíritus. En medio de un círculo de armas de fuego, dos niñas aterrorizadas y sucias miraban a todos lados mientras eran protegidas por una loba que lanzaba dentelladas al aire.
Asustados, los habitantes de Godamuri abrieron fuego abatiendo a la loba y sólo la intervención de Singh salvó a las niñas de seguir el mismo camino que su madre adoptiva. Amala y Kamala (como el propio reverendo las llamaría) fueron capturadas por la fuerza y llevadas hasta un orfanato gestionado por el propio Singh y su familia. Fue allí donde las niñas empezaron a revelar su secreto en toda su magnitud.

Amala y Kamala eran extremadamente agresivas. Sólo toleraban la presencia de los perros y su vínculo con otros seres humanos se reducía al que tenían la una con la otra, por lo que los primeros intentos de acercamiento se saldaron con un rosario de mordiscos, arañazos y otras lesiones.
Las niñas se arrancaban con los dientes la ropa que les ponía la mujer del reverendo y tenían serias dificultades para mantenerse erguidas. Caminaban a cuatro patas y completamente desnudas, sin mostrar sensación de frío o calor. Además, sus caninos eran ostensiblemente más largos y afilados de lo normal lo que, unido a que su interacción social se limitaba a gruñidos aislados, hacía que la socialización se convirtiera en algo virtualmente imposible.
Sus hábitos alimenticios también se escapaban de lo puramente humano, pues las niñas detestaban cualquier alimento cocinado y sólo consentían en comer cuando el menú consistía en carne cruda servida sobre el suelo del patio.

Kamala a cuatro patas
Pero lo peor eran las noches. Amala y Kamala dormían durante el día y hacían una vida eminentemente nocturna. Durante las horas de oscuridad, el orfanato se llenaba con los aullidos de las niñas, desesperando y asustando por igual al reverendo y a su mujer.
Fue en una de estas noches cuando Singh descubrió que las pequeñas le reservaban una sorpresa más. Sus pequeños ojos, siempre vigilantes, brillaban en la oscuridad. Amala y Kamala se movían en la noche gracias a un sentido del olfato superdesarrollado y a una visión nocturna impropia del género humano.

El reverendo trató de ahondar también en el vínculo que unía a las dos niñas. Se estimó su edad en 6 años para Kamala y 3 para Amala y, además, se llegó a la conclusión de que las pequeñas no compartían ningún lazo familar entre sí, lo que llevaba a la sorprendente hipótesis de que la loba las había "adoptado" en momentos distintos.
Tan sólo un año después de su ingreso en el orfanato, la pequeña Amala, que a la sazón contaba con 4 años de edad, murió de disentería. Fue entonces cuando Kamala mostró el primer síntoma de humanidad desde que Singhla encontró en Godamur: pese a que no era su hermana (estrictamente hablando), Kamala se acurrucó contra el féretro de Amala y lloró por primera y última vez.

Comiendo en el patio
Kamala tuvo que ser separada a la fuerza del cadáver de su hermana pero, tras un periodo de luto, empezó a hacer avances en el proceso de socialización que la mujer del reverendo, inasequible al desaliento, nunca había abandonado.
La niña empezó a andar erguida en algunas ocasiones, aprendió conceptos relativos a la cantidad e incluso consiguió asimilar un reducido vocabulario formado por unas 40 palabras monosílabas que le permitían comunicarse con el reverendo y su mujer, junto a los que vivió hasta su muerte por tifus en 1.929, con 15 años de edad.

Esta sería una historia asombrosa tanto por la propia rareza que implica como por las conclusiones médicas que podrían haberse extraído de su estudio detallado... de no ser porque es falsa. El autor francés Serge Aroles desveló en su libro "El enigma de las niñas lobo" (2007) la cruda realidad que rodeó a Amala y Kamala durante su estancia en el orfanato de Singh.

En primer lugar, las investigaciones de Aroles desvelaron que el diario del reverendo, que pretendía ser un "día a día" de las niñas en el orfanato, fue escrito en 1935, seis años después de la muerte de Kamala.
Del mismo modo, las fotos que complementan este mismo artículo y que muestran a las niñas andando a cuatro patas y comiendo en el suelo no fueron tomadas hasta el año 1937.
Por si esto no fuera suficiente, las pesquisas de Serge Aroles sacaron a la luz el testimonio del cuadro médico a cargo del orfanato, que desmentía las afirmaciones hechas por el propio Singh. Es decir, las niñas no tenían unos caninos fuera de lo común, no andaban a cuatro patas y carecían por completo de visión nocturna. En lugar de esto, el médico principal desvela que Kamala estaba afectada del síndrome de Rett, una enfermedad congénita que conlleva serias dificultades motrices y cognitivas además de provocar un severo retraso mental.
En último lugar, los testimonios recogidos entre 1951 y 1952 afirman que Kamala era golpeada constantemente por Singh para que se comportase como un animal salvaje en presencia de los visitantes que acudían al orfanato y que, conmovidos por la visión de las niñas, se vaciaban los bolsillos para colaborar en su manutención.

9 comentarios:

  1. Marleny Rojas Osorio4 de febrero de 2013, 21:56

    una interesante historia ,pero con un triste final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que es triste que exista gente capaz de aprovecharse de estas cosas para hacer dinero...

      Eliminar
  2. que lastima yo si creo.......... y los que no creen que no lo lean entendido denserio dejen de pelotudia¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Bueno satisfecha mi curiosidad..Amala y Kamala inspiraron numerosas historias posteriores y aún sigue alimentando la fantasía de los cineastas como es obvio en la película "Mamá" de reciente aparición.
    A mi me parece despreciable la conducta del tal reverendo que era un reverendo pero otra cosa que no repito por respeto.
    Esta caso debería ser un ejemplo de los límites a que llegan el racismo y el morbo de la gente ..siempre andamos buscando "fenómenos" y abusando de los discapacitados..Es repugnante como aún hoy se explota a gente con enfermedades graves en los famosos reality shows..lo que hay que ver, lo que hay que ver..

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. bonita historia, pero lo que me pregunto es como se les puede considerar seres humanos cuando sabemos que un ser humano es aquel que tiene unas condiciones sociales que se ponen en práctica cuando nos enseñan a socializarnos, pero la cuestión que porque amala muere al poco tiempo y kamala pudo tan solo vivir 9 años mas en unas condiciones propicias para el ser humano? Kamala solo fue capaz de aprender 40 palabras y encima monosilabas y ademas que no entiendo como se adaptan a las condiciones de vida de un lobo y a las de un humano no cuando tambien sabemos que el ser humano tiene el mejor desarrollo biológico ( la mente, el lenguaje etc.) y aun asi no son capaces de desarrollar su capacidad de socialización con seres humanos.
    espero aclaraciones
    gracias.

    ResponderEliminar
  6. Buena historia pero es media rara

    ResponderEliminar
  7. que idiotez ...obvio que el ser humano tiene capacidad de desarrollar lenguaje y construir malditas naves ...pero en el entorno adecuado , si creces entre idiotas seras un adulto con miedo y lleno de prejuicios , si creces entre gente amable y equilibrada seras mas inteligente y proactivo ...si creces SIN SIN SIN lenguaje y entre animalitos que son BIEN BIEN BIEN nobles ...no hablaras ni ostia y solo sabras protegerte con dientes y uñas y no hablaras ni mierda ...y no creo que la historia sea tan falsa , se han dado casos asi y no se seguiran dando porque ya e planeta se lleno de mucha gente y poca selva ...o sea mucha porqueria y poca cosa valiosa

    ResponderEliminar